Las quemaduras son frecuentes, pero  evitar las cicatrices que pueden generar es posible con Repavar.

Cómo regenerar la piel después de una quemadura

Se trata de uno de los accidentes más frecuentes en el ámbito doméstico, e incluye muchas veces también a los niños. A pesar de que en ocasiones pueden resultar extremamente peligrosas, en la mayoría de los casos son leves y no requieren tratamientos de urgencia o internamientos.

Sin embargo, todas las quemaduras, incluso las más leves, pueden dejar una marca para toda la vida. En Repavar encontrarás todo lo que necesitas saber sobre cómo regenerar la piel después de haberlas sufrido.

Tipos de quemaduras

Distinguimos entre tres tipos en función a su profundidad:

Quemaduras de primer grado: son superficiales y sólo afectan a la capa exterior de la piel (epidermis). Pueden provocar una ligera hinchazón, dolor y enrojecimiento.

Quemaduras de segundo grado: en este caso, afectan tanto a la epidermis como a la dermis, y pueden producirse rojeces, manchas, ampollas y las tan temidas cicatrices.

Quemaduras de tercer grado: se trata de las más peligrosas ya que pueden alcanzar tejido más allá de la piel, incluso nervios o huesos. Se caracterizan por su tonalidad negruzca o marrón y suelen requerir tratamiento quirúrgico.

Causas

Entendemos por quemadura cualquier lesión o herida producida en la piel a causa de la acción del fuego o el calor extremo que provoque daños a nivel celular.

Las más frecuentes son las térmicas, producidas al entrar en contacto con el fuego o con fuentes de calor extremo como líquidos hirviendo, objetos a altas temperaturas o gases calientes; y las quemaduras por radiación solar, al sobreexponer la piel a los rayos ultravioleta. También existen las quemaduras por fricción (al rozar con brusquedad una superficie dura como el asfalto o parqué), las producidas por sustancias químicas o por fuentes eléctricas e incluso las causadas por congelación.

¿Si el dolor desaparece en unas horas, por qué conservar toda la vida
la cicatriz de la quemadura en tu piel?

Aceites para el tratamiento de quemaduras: Rosa Mosqueta

Las personas que sufren quemaduras tienen que enfrentarse a un problema que puede persistir durante años: sus cicatrices. Tras la curación de la quemadura, sus secuelas físicas pueden permanecer en la piel en forma de queloides o cicatrices hipertróficas, lo que en ocasiones deriva en problemas estéticos o psicológicos

Trata las cicatrices por quemadura y regenera tu piel con el Aceite de Rosa Mosqueta y su alto contenido en ácidos grasos esenciales que reparan la piel y le ayudan a  recuperar su elasticidad.

¿Quieres saber más sobre cicatrices?


Ver productos relacionados

Carrito

¡Regalo Exclusivo en Todos tus Pedidos SUPERIORES A 40€!
* Oferta aplicable hasta fin de existencias
TOTE BAG + minitalla pomada
+

Volver to Top