QUEMADURAS EN CASA: ¿QUÉ HACER?

16-11-2016

Boticaria Marián García. 

¿Quién no ha sufrido una pequeña quemadura doméstica? Estos percances forman parte de nuestra vida cotidiana.  Se estima que 3 de cada 1000 habitantes requieren asistencia sanitaria por quemaduras, aunque afortunadamente sólo un 5% requieren asistencia hospitalaria.

¿Qué tipos de quemadura existen?

Las más frecuentes son las lesiones producidas por el efecto del calor sobre la piel, como las clásicas quemaduras en la cocina por contacto con la plancha, con el horno o por una salpicadura de aceite. Sin embargo, no hay que olvidar que además de las quemaduras térmicas, existen otros de quemaduras originadas por diversos agentes como pueden ser:

  • El frío, que causa congelaciones.

  • Los ácidos y bases, que originan quemaduras químicas.

  • El voltaje eléctrico, que puede producir quemaduras químicas.

  • Las radiaciones, causantes de las quemaduras solares por radiación UVA, tan frecuentes en verano.

Es importante saber que, en general, el tratamiento de estas quemaduras es parecido independientemente de su origen ya que su evolución es similar a las quemaduras originadas por calor.

¿Cómo sé si la quemadura es grave?

Las quemaduras de primer grado son las que podemos tratar en casa y se caracterizan por dolor, enrojecimiento e hinchazón. Sólo afectan a la capa exterior de la piel, que se mantiene íntegra y sin exudado. A diferencia de ellas, las quemaduras de segundo grado afectan también a capas inferiores de la piel. En este caso, además del clásico dolor, enrojecimiento e inflamación, la piel puede abrirse o formarse ampollas.

Por último, están las quemaduras de tercer grado que precisan de asistencia médica, ya que afectan a capas más profundas de la piel. El color de la quemadura va desde el blanco al negruzco y el aspecto se caracteriza por la formación de escaras.  

¿Por qué es importante actuar frente a las quemaduras?

La piel es “nuestro traje”, es el tejido que nos protege frente al exterior, y las quemaduras son lesiones que provocan una rotura de nuestro traje. En función de la profundidad y extensión de este “roto”, una quemadura nos deja expuestos a la pérdida de líquidos, a la pérdida de calor, que podría originar hipotermia, y a la pérdida de la función de barrera frente a microorganismos, aumentando las probabilidades de infección.

Los 7 pasos que debo seguir en casa ante una quemadura leve

  1. Mantener la calma. Aunque suene evidente, el primer paso es ocuparnos de controlar cuál ha sido el origen de la quemadura. Es decir, antes de disponernos a tratar la quemadura debemos, por ejemplo, apagar el fuego y retirar la sartén con aceite para evitar un accidente doméstico mayor mientras nos curamos.

  2. Limpiar la piel con agua del grifo o preferentemente suero salino fisiológico a temperatura ambiente entre 10-15 minutos, no hay que tener prisa. De este modo también se consigue un considerable alivio del dolor. ¡Es importante no usar agua fría o helada!

  3. Secar la piel dando pequeños toques, sin frotar

  4. Debe valorarse la aplicación de corticoides tópicos de baja potencia (hidrocortisona). En caso de ser necesario, el antiséptico de elección es la clorhexidina.

  5. Hidratar la lesión mediante cremas, geles, aceites o apósitos. Puede ser interesante que estos productos incluyan en su composición algunos activos como Rosa mosqueta debido a su contenido en vitamina E antioxidante.

  6. Es conveniente tapar la quemadura y levantar el apósito diariamente.

  7. Si la epitelización no se produce en los 3-4 días siguientes, o se observa algún cambio poco favorable en el aspecto de la quemadura, es muy importante acudir a consulta médica. Del mismo modo, las lesiones en lugares delicados como los genitales o la cara, deben ser siempre valoradas por un profesional sanitario.

Hay remedios populares como aplicar pasta de dientes en las quemaduras ¿Es cierto que es aconsejable?

Quizá origen del uso de la pasta de dientes como remedio para las quemaduras puede residir en el alivio momentáneo por el efecto refrescante que se obtiene al aplicar ciertos dentífricos mentolados. Sin embargo, lejos de ser un remedio útil, el empleo de estos productos puede originar infecciones y complicaciones de cierta gravedad. Esto se debe a que tanto las pastas de dientes como otros productos no indicados específicamente para quemaduras contienen numerosos componentes que podrían causar reacciones alérgicas en una piel agredida y especialmente sensible.

Recuerda que…

Las quemaduras superficiales evolucionan favorablemente en pocos días y el episodio suele quedar en un “susto”. Ante la duda, consulta siempre con tu fármacéutico. Él podrá indicarte si es necesario o no acudir a consulta médica y aconsejarte individualmente sobre cuáles son las mejores soluciones para una correcta cicatrización.