DERMATITIS ATÓPICA

DERMATITIS ATÓPICA. ¿CÓMO PREVENIR BROTES?

18-11-2016

Dra. Gemma Márquez.

¿Qué es la dermatitis atópica?

Cada vez más niños padecen dermatitis atópica, hasta el 20%. También hay un 2-5% de adultos que la padecen. Se ha visto que la incidencia aumenta y sobretodo en los países occidentales. Pero por suerte, en gran parte de casos infantiles se resuelve de forma espontánea en la adolescencia.

¿Cómo identifico que se trata de un brote de dermatitis atópica?

Hay otras enfermedades de la piel que se pueden confundir con piel atópica. El paciente atópico sobretodo presenta dos características: piel muy seca y mucho picor.

¿Porqué? ¿Cuál es su causa?

Se ha estado investigando mucho las causas de la dermatitis atópica y se han involucrado 4 factores fundamentales en su etiopatogenia: la predisposición genética (si tu madre tenía dermatitis atópica, es más probable que tú la tengas), una alteración de la inmunidad, una disfunción de la barrera epidérmica y también factores ambientales.

Es muy importante destacar que la dermatitis atópica afecta intensamente en la calidad de vida de los pacientes y también de sus familias, sobretodo en los casos más severos.

La piel atópica es frecuente que presente lo que llamamos “brote de piel atópica” que es una fase en la que el paciente empeora y aumenta mucho su picor, su malestar, y su sequedad en la piel, heridas por rascado, etc…

¿Cómo puedo tratar estos brotes?

Hoy por hoy no existe nada que la cure definitivamente. Y es por eso que es muy importante insistir en una serie de cuidados para el buen control de la enfermedad, y así minimizar el número y la intensidad de los brotes:

  • HIGIENE: los baños prolongados, con agua muy caliente y uso de jabones agresivos aumentan la xerosis (piel seca) y puede empeorar la dermatitis atópica. Se recomiendan baños cortos, de agua templada, con jabones suaves sin detergentes y enjabonar con la mano, evitando el uso de esponjas fuertes. En épocas de brote existen aceites en la farmacia para realizar baños, que ayudan a aliviar al paciente.
  • HIDRATAR: hay que hidratar, y mucho, la piel. Mínimo una vez al día y a poder ser después del baño, ya que es el mejor momento. Mejor usar cremas que aceites. Muchos padres o pacientes refieren que, en época de brote, la piel pica cuando se aplican la crema, y en esos casos realizamos un tratamiento médico y se vuelve a la crema hidratante cuando la piel ya mejora. No sólo hay usar la crema cuando la piel esté seca, sino que es muy importante entender que la crema hay que usarla siempre, para así mejorar la función barrera de la piel y prevenir los brotes de dermatitis atópica.
  • FACTORES AMBIENTALES: la sequedad ambiental incrementa el picor. Las calefacciones a base de aire caliente pueden ser un factor agravante, y el uso de humificadores, aunque no se recomienda de forma habitual, puede ser beneficioso.
  • SOL: en los pacientes con dermatitis atópica recomiendo el uso de fotoprotectores de tipo físico, ya que al tener la barrera cutánea alterada pueden sensibilizarse a algunos componentes químicos de las cremas solares. Además la exposición al sol puede tener un papel beneficioso en la dermatitis atópica. Si bien, en los niños hay que seguir unas medidas de fotoprotección adecuadas y sobretodo en los menores de 6 meses se debe evitar la exposición directa al sol.
  • ROPA: es mejor el uso de prendas de algodón, evitando las licras, las lanas, las gomas… En verano con el sudor vemos como en algunos pacientes empeora la dermatitis atópica y también el picor, importante para tener en cuenta que no se debe abrigar demasiado a los niños.
  • DIETA: Los dermatólogos en general no recomendamos ninguna dieta restrictiva, a no ser por supuesto que el niño tenga una alergia conocida a algún alimento y valorar cada caso de forma individualizada.
  • VACUNAS: El calendario vacunal debe seguirse de la misma forma que el resto de los niños. En el caso de se reciba tratamiento con corticoides orales o algunos tratamientos tópicos (tacrolimus, pimecrolimus) deben evitarse las vacunas de virus vivos de forma concomitante (varicela, rubeola, sarampión, parotiditis y poliomielitis).

En resumen, lo más importante es diagnosticar correctamente la dermatitis atópica y así pautar un tratamiento adecuado y una serie de consejos de cuidado de la piel que permita a los pacientes con dermatitis atópica mejorar su enfermedad y también su calidad de vida, muchas veces alterada por esta enfermedad.