RUTINAS PARA TU CUIDADO FACIAL ANTES DE ACOSTARTE

PIELES MIXTAS: RUTINAS PARA TU CUIDADO FACIAL ANTES DE ACOSTARTE

16-11-2016

Boticaria Marián García.

Cuando en la farmacia pregunto a muchas mujeres sobre cuál es su rutina facial, las reacciones son trágico-cómicas: unas ponen cara de póker, otras miran al techo y la mayoría me mira a los ojos y dice: Mira Marián, yo es que no tengo tiempo para esas cosas.

No os quiero contar lo que sucede si esa misma pregunta se la hago a un hombre… Mejor lo dejamos para otro momento.

Soy plenamente consciente de lo complicado que resulta introducir hábitos en esta vida intensa que todos llevamos hoy en día. Vivimos en la era de lo inmediato, de lo exprés, de lo flash… Pero por mucho que estas sugerentes palabras nos atrapen, lo cierto es que nuestra piel necesita un cuidado diario. Aún no somos conscientes de que lo que no hagamos por ella hoy, pasará factura y no podremos recuperarlo mañana.

¿Cuándo es el mejor momento de realizar la rutina?

Elegir el mejor momento dependerá de las costumbres de cada cual, pero estoy convencida de que a muchas personas les sucede lo mismo que a mí: tras un día largo a veces nos quedamos medio desnucados viendo la tele o terminando algún trabajo frente al ordenador. Cuando a eso de las doce abrimos el ojo en mitad del sofá solo pensamos en lavarnos los dientes muy rápido sin espabilarnos demasiado y fundirnos en la cama. ¿Alguien se siente identificado?

Si es vuestro caso, mi consejo es realizar la rutina un poquito antes. Quizá al terminar de cenar, antes de sentarnos a ver una peli o a leer un rato. Así podemos relajarnos con los deberes hechos y la probabilidad de éxito es mayor.

¿Por qué es importante la limpieza facial?

La clave de la rutina nocturna está en la limpieza. Muchas veces, cuando les digo a mis hijos que se laven la carita me contestan: ¡Pero mamá, si la tengo muy limpia! Y es que para ellos, si no hay manchas de salsa de tomate o barro como pinturas de guerra, su carita está en perfecto estado de revista.

Realmente a muchos de nosotros nos pasa lo mismo: por suerte o por desgracia, la mayor parte de la suciedad de nuestra piel es invisible y al mirarnos al espejo no sentimos la necesidad estética de lavarnos. Sin embargo la suciedad está ahí y tiene distintos orígenes:
- Interno: debido al sudor y a la grasa que se genera en las glándulas sebáceas.
- Externo: debido a la contaminación, a las partículas de polvo que se van depositando durante el día sobre la piel, al maquillaje (propio y ajeno, porque algunos “besos” dejan huella…), etc.

Si no retiramos toda esta capa invisible de suciedad que obstruye los poros antes de ir a dormir, nuestra piel no respirará correctamente. Y si en lugar de ello, nos aplicamos directamente una crema, podemos crear un tapón considerable.

¿Cuál puede ser un limpiador facial recomendable para una piel mixta?

Aunque tradicionalmente las leches desmaquillantes han sido las reinas de la limpieza, en una piel mixta lo ideal es el uso diario de espumas o geles (sin jabón, que respeten el pH de la piel) combinados con agua micelar. Sí, he dicho combinados, porque no son productos excluyentes.

El agua micelar es un producto útil y cómodo que se ha ganado merecidamente un hueco en la rutina diaria. Sin embargo, necesitamos apoyar su uso con productos que nos garanticen una limpieza en profundidad para evitar la aparición de acné y comedones. Es importante insistir en la limpieza de la llamada “zona T” (frente, nariz y barbilla) donde la producción de sebo puede ser mayor.

Una vez por semana es aconsejable complementar la limpieza con exfoliantes o peelings químicos que promuevan la restauración de las células. En una piel mixta, tras la exfoliación o el peeling puede aplicarse una mascarilla seborreguladora con efecto matificante para disminuir los brillos.

Tras la limpieza… hidratación

Una vez realizada la limpieza diaria, debemos rematar la faena hidratando la piel. Para una piel mixta son especialmente apropiadas algunas texturas como el sérum y el gel-crema. Su composición debe encontrar el equilibrio entre la restauración de la barrera de la piel sin estimular la producción de sebo, para lo que pueden resultar interesantes los productos oil-free.

Además de la imprescindible hidratación, la noche es el momento oportuno para los tratamientos intensivos con retinol, alfahidroxiácidos, etc. Recuerda que cualquier tratamiento deben elegirse siempre de forma personalizada y que el farmacéutico es tu mejor aliado para ayudarte a diseñar tu rutina de belleza.