LÍNEAS DE EXPRESIÓN

¿CÓMO PODEMOS PREVENIR LAS LÍNEAS DE EXPRESIÓN?

16-11-2016

Boticaria Marián García.

La célebre frase de “la arruga es bella” quizá resulte muy interesante con respecto a la moda… pero lo cierto es que, a nivel dermatológico, las líneas de expresión y las arrugas no son santo de la devoción de nadie.

Todos sabemos que el envejecimiento es un proceso fisiológico y que, tarde o temprano, las líneas de expresión harán su aparición estelar así que es conveniente conocer las causas para intentar prevenirlas en la mayor medida.

Hay factores internos como la predisposición genética. En unas personas ocurre antes que en otras, pero con el envejecimiento es inevitable que la pérdida gradual de colágeno y elastina origine una disminución de la firmeza y elasticidad. Las fibras elásticas se rompen, la piel pierde su capacidad para recuperarse y los gestos y expresiones van dejando su huella sobre el rostro: son las llamadas arrugas de expresión.  También hay otros factores externos siendo el principal la exposición solar ya que aproximadamente el 80% de las arrugas tienen su origen en la radiación ultravioleta. También influye el consumo de sustancias tóxicas como el alcohol o el tabaco y una mala alimentación, pobre en sustancias antioxidantes.

¿Qué podemos hacer para prevenir la aparición de las líneas de expresión?

Una de las mejores estrategias es emplear a diario un fotoprotector solar ¡incluso en invierno! A pesar de que los días sean nublados, la radiación ultravioleta es capaz de atravesar las nubes en gran medida.

La elección del tratamiento debe realizarse siempre de forma individualizada y el farmacéutico es el mejor aliado para asesorar en ello. La hidratación de la piel sigue siendo la clave y en este caso el formato sérum puede resultar muy apropiado. En el sérum la concentración de principio activo es mayor y su composición y textura favorece la penetración de los principios activos en la piel, que es el verdadero caballo de batalla.

¿Cuáles son algunos de los principios activos más utilizados?

1. Antioxidantes
Quizá el antioxidante más relevante para la piel sea la vitamina C. Además de su actividad frente a los radicales libres esta vitamina contribuye a la síntesis de colágeno, cuyos niveles, tal y como hemos comentado, disminuyen con el paso de la edad. La vitamina C también mejora la luminosidad y atenúa los signos de fatiga. Más compuestos que ejercen su efecto frente a los radicales libres son la vitamina E y otros antioxidantes derivados de compuestos vegetales como la soja o la uva.

2. Retinoides
Es importante saber que el ácido retinoico precisa de prescripción médica para su dispensación ya que puede resultar muy agresivo y que no debe tampoco emplearse en mujeres embarazadas debido a su potencial efecto teratógeno. Se incluye en los preparados en forma de retinol, que es menos eficaz pero también menos irritante y más seguro. Estos compuestos favorecen la renovación celular estimulando la síntesis de colágeno y elastina. Con el uso de retinoides es importante extremar las precauciones en cuanto a fotoprotección solar.

3. Exfoliantes químicos
Sus mayores representantes son los alfahidroxiácidos como el ácido glicólico y los betahidroxiácidos como el ácido salicílico. También estimulan la renovación celular. Deben aplicarse progresivamente y con el adecuado asesoramiento en función de cada tipo de piel, ya que pueden resultar irritantes.

4. Toxina botulínica
Por su capacidad descontracturante, la toxina botulínica (comúnmente conocida como “bótox”) es la solución más buscada por muchas mujeres para acabar con las líneas de expresión. El tamaño molecular de la toxina botulínica impide su absorción por lo que debe ser inyectada. Actualmente son populares algunas alternativas que sí pueden aplicarse vía tópica y se basan en atenuar la contracción muscular como los nucleósidos (Adenoxyne) y los péptidos (Argireline y Octamioxyl).

¿Debemos preocuparnos por la aparición de las líneas de expresión?

A pesar de que no sean acogidas con alegría, las líneas de expresión no dejan de ser un pequeño diario de nuestra vida y de las experiencias que hemos atravesado. Como decíamos al principio, puede que no lleguemos a verlas “bellas”, pero tampoco debemos obsesionarnos. El cuidado diario de la piel junto con unas pautas adecuadas de alimentación y hábitos saludables serán clave para retrasar su aparición.