ACEITE DE ROSA MOSQUETA

BENEFICIOS DEL ACEITE DE ROSA MOSQUETA PARA RECUPERACIÓN DE CICATRICES Y QUEMADURAS

12-12-2016

Dra. Laura Miguel. 

¿Cuántas veces hemos oído que nuestra vecina se está aplicando rosa de mosqueta en una cicatriz y te la recomienda a ti porque ha escuchado que es muy buena para las quemaduras y cicatrices? La verdad que es un concepto muy extendido entre la gente, pero ¿qué hay de cierto en estos rumores?

¿Qué es el aceite de rosa mosqueta?

El aceite rosa de mosqueta se obtiene de las semillas de un arbusto (Rosa moschata o Rosa Rubiginosa) originaria de Europa, pero también se puede encontrar en América del Sur, Asia y norte de África. Esta planta se ha utilizado tradicionalmente en la medicina popular por sus excelentes propiedades debido a que en su composición están presentes ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6, linoleico), antioxidantes y vitaminas (A, C y E).

¿Qué beneficios se pueden obtener de ella?

Son conocidos sus múltiples ventajas que tiene sobre la piel. Es un potente producto antienvejecimiento que retrasa la aparición de las arrugas, tiene una gran capacidad de hidratación de la piel, combate los efectos del fotoenvejecimiento reduciendo las manchas producidas por el sol, minimiza el riesgo de aparición de estrías y, sobre todo, puede ejercer un gran papel en la regeneración de la piel.

¿Cuál es el papel que desempeña en la recuperación de cicatrices y quemaduras?

Debido a sus efectos regeneradores y antioxidantes, el aceite de rosa de mosqueta es muy útil y beneficioso para nuestra piel y en especial durante el proceso de recuperación de cicatrices y quemaduras. Esto es debido a su alto contenido en ácidos grasos esenciales que ayudan a impedir la cicatrización anómala ya que mejoran la elasticidad y la permeabilidad de la piel. La vitamina A, a su vez impide la pérdida de agua, por lo que aumenta la capacidad de hidratación de la superficie cutánea, tan necesario sobre todo en las quemaduras. Por su parte, la vitamina C ayuda a contrarrestar la pérdida de colágeno dando lugar a una piel tersa y elástica. El aceite de rosa de mosqueta ayuda a equilibrar ambos procesos, minimizando los daños producidos por ellos. 

Se ha conseguido mediante el uso de alta tecnología molecular, la integración de aceite de rosa de mosqueta con factores de crecimiento aumentando así el poder cicatrizante. Estos factores de crecimiento son el factor de crecimiento epidérmico (EGF) que estimula la renovación celular y repara el espesor de la piel, y la interleuquina 10 (IL-10) que minimiza el riesgo de generación de cicatrices anómalas. Se ha comprobado que el aceite rosa de mosqueta junto con los factores de crecimiento aumenta de forma más efectiva la regeneración de la piel y disminuye la formación de agentes inflamatorios, que cuando se utiliza el aceite sin los factores de crecimiento. Por lo que su uso diario está especialmente indicado en la recuperación de cicatrices y quemaduras.

En resumen…

El aceite de rosa de mosqueta posee numerosas propiedades entre ellas que estimula la epitelización y regeneración cutánea por lo que los rumores en este caso son ciertos y puede ser muy útil en las situaciones en las que la piel haya sido agredida.