5 dudas frecuentes sobre la dermatitis atópica

17-11-2017

Boticaria Marián García

Si tu hijo tiene dermatitis atópica, quizá te ayude comprender qué es lo que está sucediendo en su piel. La piel es una barrera que nos ayuda a protegernos del exterior. En este caso, la piel pierde agua con más rapidez que la del resto porque se crean pequeñas grietas que favorecen la deshidratación.

En las etapas de brote pueden ser necesarios medicamentos tópicos para calmar el picor y la irritación. Sin embargo, también hay etapas en las que los baños y la aplicación de la correcta crema hidratante serán suficientes para controlar la dermatitis atópica.

Estas son cinco preguntas que quizá hayan pasado por tu cabeza alguna vez si tu hijo tiene dermatitis atópica:

  1. ¡Hora del baño! ¿Cuáles son los pasos fundamentales en un niño con dermatitis atópica?
  • Temperatura: La temperatura debe ser tibia, controlando que no sea excesivamente caliente pues podría dañar la piel.
  • Gel limpiador: El producto para limpiar la piel debe ser suave, sin perfume y lo más importante ¡sin jabón! Por muy atractivas que sean las burbujas, están proscritas en los baños para niños con dermatitis atópica porque el jabón podría alterar la piel.
  • Secado: El secado debe realizarse con pequeños toquecitos, sin frotar ni arrastrar la toalla por su cuerpo.
  • Medicamentos y cremas hidratantes: Por último, si nos encontramos en etapa de brote y es preciso aplicar un medicamento tópico, debe hacerse cuando la piel esté casi seca. Posteriormente se aplicará la crema hidratante en el resto de la piel.

La pregunta del millón… Una de las dudas más frecuentes es el tiempo de duración del baño. Lo más adecuado sería entre 5 y 10 minutos. Por encima de 20 minutos podría ser perjudicial para la piel.

  1. Llegan las actividades extraescolares… ¿Puede bañarse en la piscina mi hijo con dermatitis atópica?

Algunos de los productos químicos que se emplean en el mantenimiento de las piscinas pueden irritar la piel del niño. En épocas de brote, cuando la piel se encuentre enrojecida, inflamada y el niño siente dolor o picor, puede ser conveniente evitar los baños en la piscina.

En los períodos entre brotes no hay inconveniente en que los niños disfruten de la piscina siendo aconsejable seguir estos consejos:

  • Aplicar crema hidratante antes de la inmersión en el agua.
  • Aclarar la piel del niño inmediatamente después de la inmersión con una ducha con agua tibia (no caliente).
  • En los tres minutos posteriores a la ducha, secar suavemente la piel dando toquecitos con una toalla, dejando un poquito de agua sobre la piel para que exista cierta humedad y posteriormente aplicar la crema para pieles atópicas.

 

  1. ¿La ropa puede influir en la dermatitis de mi hijo? ¿Cuál es la más apropiada?

En primer lugar, es conveniente lavar la ropa nueva antes de estrenarla. De este modo se elimina el exceso de colorantes y otros productos empleados en la terminación de los tejidos que podrían irritar la piel. Puede ser útil emplear un detergente para la ropa específico para piel sensible. Es importante no utilizar más detergente del que indiquen las instrucciones (no por emplear más detergente la ropa quedará más limpia) y aclarar con abundante agua. Debemos evitar utilizar suavizante, ya que éste retira la capa protectora de la piel favoreciendo la aparición de irritaciones en las pieles atópicas.

Y por supuesto… ¡Guerra a las etiquetas! Todos sabemos lo molestas que pueden llegar a ser así que es importante eliminarlas por completo para evitar su roce con la piel.

  1. ¿El estrés puede causar dermatitis atópica?

Sí, especialmente en la etapa de transición entre la infancia y la adolescencia el estrés puede ser uno de los factores desencadenantes de la dermatitis atópica. Existe evidencia de que controlar el estrés puede reducir los brotes. Para ello, es interesante que los niños se relacionen con otros niños que también presenten dermatitis atópica. Hablar y conectar entre ellos puede ayudarles a reducir la angustia e incluso la vergüenza que en ocasiones sienten por las lesiones en la piel.

  1. Ahora que llega el invierno… ¿Tengo que tener alguna precaución especial con mi hijo?

Distintos agentes propios de esta estación como el frío, la calefacción y el aire seco pueden irritar la piel de los niños. Además de las medidas ya comentadas sobre baños y uso de cremas hidratantes, hay otros consejos que podemos poner en práctica:

  • No abrigar al niño con prendas excesivamente gruesas. Es más adecuado optar por “el método cebolla” y, si es necesario, que el niño disponga de varias capas que pueda ir quitándose en función de su sensación de calor.
  • Vigilar el termostato del hogar y evitar el calor excesivo. El niño no debe situarse demasiado cerca de radiadores, chimeneas o tubos de calefacción.
  • Utilizar guantes de algodón o fibras naturales.
  • En días de nieve o lluvia, es importante quitarse los zapatos o la ropa mojada en cuanto sea posible para evitar la irritación de la piel.

Como veis, son sencillos consejos con los que podemos hacer grandes cosas por la piel de nuestros pequeños. Si aún no los has puesto en marcha… ¡Te animo a ello!