10 CONSEJOS PARA TRATAR BIEN LA PIEL DE TU BEBÉ

01-06-2017

CharHadas, comunidad de mamás que comparten experiencias.

La piel de los bebés y más aun la de los recién nacidos es cinco veces más fina, y por tanto mil veces más delicada, que la de los adultos; esto significa que es más sensible a cualquier clase de agresión y por ello requiere unos cuidados específicos con el fin de protegerla y evitar posibles problemas en el futuro.

Por eso, hoy os queremos dar 10 consejos básicos para tratar adecuadamente la piel de tu bebé. ¡Toma nota!

1.Baños cortos y tibios. La hora del baño es uno de los momentos en los que la piel de nuestro bebé está más expuesta, por eso hay que prepararlos con atención, teniendo en cuenta que su duración no debe ser muy larga, ya que una excesiva exposición al agua deshidrata la piel. Otro factor importante a la hora de bañar a nuestro bebé es la temperatura del agua, debe estar tibia y nunca sobrepasar los 37 grados.

2.Secar a conciencia. Tras el baño es importante secar bien todos los pliegues de nuestro bebé. La humedad favorece la aparición de hongos, por lo que debemos secarle minuciosamente a base de ligeros toquecitos con una toalla o un paño suave y nunca frotar o restregar ya que así solo conseguirás irritar la piel de tu bebé.

3.Utilizar productos específicos. Para cuidar la piel de nuestro bebé a diario no vale cualquier producto, debemos seleccionar productos infantiles específicos que respeten el manto ácido cutáneo. Para ello es importante elegir una gama de productos hipoalergénicos y con un pH neutro (pH 6,5-7) para conseguir dar el equilibrio perfecto a su delicada piel.

4.No abusar de las colonias. Sabemos que no hay nada más irresistible que un bebé bien perfumado, con ese olor tan carismático y único. Pero no debemos olvidar que las colonias y perfumes resecan mucho la piel, por eso es importante no excedernos en su aplicación, utilizar siempre colonias hipoalergénicas y con bajo contenido en alcohol y vaporizar sobre el cuero cabelludo y la ropa, pero nunca directamente sobre la piel.

5.Elegir los tejidos adecuados. La elección adecuada de la ropita del bebé es muy importante para el cuidado de su piel, ya que estarán en constante contacto a lo largo del día. Por eso se recomienda usar prendas 100% algodón, que eviten reacciones alérgicas o roces, tanto para su ropita como para la ropa de cama.

6.Hidrata su piel frecuentemente. La piel del bebé se seca con mucha facilidad por eso, es importante aplicarle una crema hidratante y emoliente, con pH neutro, que fortalezca su barrera cutánea.

7. Protección fuera de casa. Las inclemencias meteorológicas afectan directamente a la piel y más aún a la de un bebé. Tanto dermatólogos como pediatras recomiendan evitar la exposición al sol en bebés menores de 6 meses pero a partir de entonces, debes aplicar protección solar en cara y manos sea cual sea la época del año ya que no solo el sol, si no el viento y el frío también deterioran la capa cutánea y, las cremas con factor de protección solar protegerán la piel de tu bebe de cualquier factor ambiental.

8.Cambia el pañal con frecuencia. La piel de la zona del pañal es una de las más delicadas del cuerpo de nuestro bebé. Estar expuesta demasiado tiempo a los restos de orina y heces la puede irritar con mucha facilidad e incluso llegar a provocar infecciones cutáneas. Por eso es importante que cambiemos el pañal a nuestro bebé con frecuencia, limpiando e hidratando la zona a conciencia antes de poner el pañal limpio.

9. Higiene a la hora de comer. Es inevitable que los bebés se manchen con restos de alimentos mientras comen, pero algunos de estos alimentos como los zumos de frutas o la leche, dada su composición, pueden irritar con facilidad la piel de nuestro bebé. Por eso es mejor irles limpiando los restos de comida poco a poco con una toallita húmeda y no esperar al final cuando ya se han resecado y es más complicado retíralos.

10. Alimentación equilibrada. Una alimentación adecuada es fundamental para mantener su piel sana. La dieta del bebe debe incluir fruta y verdura a diario para conseguir el aporte necesario de vitamina A, C y E, ya que estas vitaminas juegan un papel fundamental en el desarrollo de las células y en la producción del colágeno, dos factores fundamentales para tener una piel sana ahora y en el futuro.